Entrevista a David Johnson Presidente de Laerdal Medical Corporation

De visita en Chile para participar en la Reunión de Ventas para Latinoamérica de Laerdal Medical Corporation, organización presente en 24 países y de la cual es su presidente, David Johnson se dio un tiempo para analizar en qué punto se encuentra actualmente la simulación médica, tanto en Chile como en Estados Unidos.

“El enfoque de esta reunión es entrenar a los distribuidores que existen en Latinoamérica y para eso contamos con el apoyo de Hospitalia, que representa a todo Chile. Nos enfocaremos en las últimas tecnologías, los nuevos productos y que ellos cuenten con las herramientas necesarias para mostrar en sus respectivos países los productos”, explicó.

¿Es muy amplia la brecha entre Chile y Estados Unidos en cuanto a la simulación médica?

“Existen diferencias, pero lo que nosotros vemos son muchas similitudes, por ejemplo, en cómo se aplica en la educación (dirigido a escuelas de medicina y/o enfermería de las universidades). Cuando uno acude a un hospital a atenderse con un médico, una enfermera o algún especialista, la dinámica tanto en Chile como en Estados Unidos es la misma. Lo que buscamos nosotros con nuestros productos es que fluya la comunicación entre ellos, que exista una comunicación más rica con el cliente”

¿A quiénes van dirigidos sus productos?

“Hospitales, centros de salud, y también escuelas de enfermería, escuelas de medicina. Lo que se trata de hacer es enseñar aquellas habilidades que los estudiantes van a necesitar cuando se reciban y se enfrenten con pacientes reales. Se busca enfocar la comunicación en tener buenos diagnósticos”

¿Durante la reunión se visitaron centros de simulación existentes en el país?

“Visitamos los centros de las universidades Finis Terrae y de las Américas. No buscamos promover nuestros productos, sino más bien insertarnos en el ambiente del cliente para entender cuáles son sus necesidades y desafíos. Si les falta capital humano, tratar de comprender sus situaciones y ayudarles lo más posible para que puedan cumplir sus metas. Contamos con un team que revisa cada situación y pueden dar vía a solucionar el problema. Nos sirve además para que cuando visitemos otros centros, otras universidades en el país, entender a dónde apuntar y comprender lo que están viviendo”

¿También presentarán sus productos?

“Sí. El SimPad por ejemplo, con una pantalla táctil, en el cual el instructor va marcando los distintos parámetros para realizar la simulación. El objetivo es que el instructor se concentre en educar y con este producto buscamos que se eduque mejor a los alumnos”

¿Son productos complejos en cuanto a su uso?

“La complejidad varía teniendo en cuenta el objetivo educativo de cada profesor. Existen simulaciones muy sencillas, otras más complejas. El SimPad es una interfaz de uso fácil, con una variada gama de maniquíes, desde infantes a adultos. Si vemos el SimMom es un poco más complejo. Es un simulador femenino que tiene una complejidad en su uso y también en el conocimiento clínico que se debe tener para simular un proceso de parto, de nacimiento, y simular cómo va saliendo el bebé”.

¿Cuáles son los principales beneficios que tienen estos productos?

“Puedes practicar cuantas veces quieras, en un ambiente seguro, sin poner en riesgo al paciente.  Cuando uno iba al colegio, aprendía la parte teórica, rendías el examen o entregabas la tarea y te quedabas ahí sin poder seguir practicando. La belleza de la simulación es que si eres un estudiante de medicina y te toca un paciente con asma por ejemplo, lo habías visto ya en la parte teórica pero también en la simulación, lo pudiste ver en verdad. También permite una relación más fluida entre médico y enfermero. Tiene muchos beneficios”.

¿Y me imagino que esto seguirá avanzando, de la mano de las nuevas tecnologías?

“Sin duda que esto va a seguir creciendo. Hay mucho aún por hacer. Por ejemplo, antes de abrir un nuevo hospital, lo ideal es realizar simulaciones para ver los carteles de anuncios, que todo esté bien equipado, con las herramientas indicadas. También en otras áreas de la salud hay mucho por hacer”

¿Con qué sensaciones se va de Chile? ¿Cómo ve el desarrollo de la simulación médica en Chile después del Congreso?

“Me voy de Chile con una sensación maravillosa sobre el país y su gente. Además, con la creencia firme que tenemos los mismos intereses y la misma pasión por mejorar la calidad de la educación en la salud, lo que llevará a una mejor calidad de atención al paciente. La simulación médica continuará desarrollándose gracias a los resultados positivos y al liderazgo apasionado de algunos de los líderes de la salud que pude conocer”

¿Fue capaz de familiarizarse con lo que Hospitalia está haciendo? ¿Qué piensa de los acuerdos que están siendo implementados tanto a nivel público como privado?

“Me impresionó mucho la organización que tiene Hospitalia y el gran trabajo que están realizando. La calidad del trabajo que realizan se hizo evidente en ambas universidades donde estuvimos (Universidad Finis Terrae y Universidad de Las Américas). Hospitalia está completamente comprometido con nuestra visión y misión y ha realizado importantes inversiones para apoyar el desarrollo de la simulación médica en Chile. Estamos muy orgullosos de tener a Hospitalia como nuestro socio”.