Saltar al contenido
La cadena de supervivencia

Aumentando la supervivencia en caso de paro cardiaco

Una cadena es tan fuerte como el eslabón más débil

Solo un eslabón débil en la cadena de supervivencia puede reducir de forma significativa la probabilidad de supervivencia, y la supervivencia con resultados positivos. Las tasas de supervivencia tras un paro cardiaco son bajas. Inaceptablemente bajas. De media, menos del 10 % sobreviven. Sin embargo, en algunos lugares, las tasas de supervivencia rozan el 30 % y pueden llegar hasta el 50 %. 

Lo que sabemos

Durante décadas, las tasas de supervivencia tras un paro cardiaco no mejoraban. ¿Por qué? Sencillamente porque no sabíamos lo que se podía hacer para aumentar la supervivencia. Ahora ya lo sabemos. En algunos lugares, se están aplicando cambios basados en estos conocimientos y los resultados son prometedores. Al ayudar a aplicar las prácticas recomendadas y programas destinados a fortalecer la cadena de supervivencia, creemos que la supervivencia tras un paro cardiaco puede aumentar hasta en un 50 %. 

Conseguir el máximo impacto

Se ha descubierto que la supervivencia se puede mejorar y cada eslabón de la cadena de supervivencia contribuye en una medida diferente. En los primeros minutos tras un paro cardiaco, el trabajo en equipo de las personas que dan la alerta y los operadores puede mejorar la supervivencia en un factor de 4. En la hora siguiente, la ejecución por parte de los servicios médicos de urgencias de una RCP de calidad puede contribuir en un factor de 3 y en los siguientes días, la atención tras la reanimación en el hospital puede contribuir en un factor de 2. En total, la probabilidad de sobrevivir a un paro cardiaco puede multiplicarse por 24.

Durante las últimas décadas, la atención se ha centrado en los dos últimos eslabones de la cadena: el servicio médico de urgencias y la atención en el hospital. No obstante, ahora sabemos que la supervivencia puede aumentar de manera drástica si se actúa antes. Una pronta identificación del paro cardiaco y una mejor aplicación de la RCP por parte de los testigos con la ayuda de los operadores tiene un impacto máximo en la supervivencia.

Un plan de estudios de formación sobre RCP cuidadosamente diseñado que incluía comentarios audiovisuales en tiempo real ayudó a nuestro sistema de servicios médicos de emergencias a mejorar considerablemente la supervivencia tras un paro cardiaco en solo 18 meses.

Bentley Bobrow, MD, FACEP de la Facultad de medicina de la Universidad de Arizona

RCP telefónica

Los operadores son esenciales en el primer eslabón de la cadena de supervivencia. La RCP telefónica (RCP-T), también denominada RCP asistida por operador, optimiza la comunicación entre el operador y el testigo. Con la RCP-T, los operadores reciben la formación necesaria para reconocer e identificar el paro cardiaco, además de dar instrucciones a los testigos para que comiencen y lleven a cabo una RCP de alta calidad. La RCP telefónica puede aumentar tanto el número de testigos que comienzan a realizar la RCP como la calidad de la ejecución de la RCP. 

Aunque muchos centros de operadores de urgencias han establecido protocolos, no ofrecen RCP-T. La implementación de un programa de RCP-T que forme a los operadores y proporcione una garantía de calidad continua es un paso esencial para aumentar la supervivencia tras un paro cardiaco.

Cómo puede ayudar Laerdal

El fortalecimiento de la cadena de supervivencia es una de las maneras más importantes y eficaces de avanzar en la misión de ayudar a salvar vidas. Desde ayudar a difundir de manera general la formación sobre RCP de los testigos, hasta conseguir que los socorristas administren una RCP de alta calidad, nuestras soluciones se han diseñado para aumentar la supervivencia tras un paro cardiaco.

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que nos pongamos en contacto con usted?